Nuevos defectos de la ITV, que pasan de leve a grave

Una de las modificaciones más importantes en la inspección técnica de vehículos en nuestro país entró en vigor el pasado 1 de junio, fecha en las que las inspecciones técnicas españolas pasaron a tipificar como graves dos fallos que antes eran considerados como leves.

Uno de esos defectos considerados ahora como graves es el posible desprendimiento de los espejos retrovisores al no estar bien anclados sobre la base correspondiente. El otro nuevo fallo grave es un defecto en el funcionamiento del sistema antibloqueo de frenos ABS.

Conviene recordar, según señala la web de la DGT, que los defectos graves suponen no pasar la ITV e inhabilitan al vehículo para circular por las vías públicas, excepto para su traslado al taller. Además, es necesario repetir la inspección en un plazo no superior a dos meses.